«

»

Oct 10

Superar el miedo al dentista

Es algo muy habitual, que sufren muchas personas: el miedo a la consulta del dentista. Un miedo irracional, ya que se trata de un especialista en salud, de alguien cuyo trabajo es cuidar, en este caso de nuestra boca. Pero ese miedo existe y hay que afrontarlo, porque los problemas bucodentales hay que tratarlos, y cuanto antes mejor. Dejarlo para mañana supondrá el avance de una situación que tratada a tiempo tiene un buen pronóstico, pero que si se hace demasiado tarde puede suponer más consultas, más tratamientos y, por tanto, más dinero.

¿Pero cómo luchar contra ese miedo? Tal vez se deba al desconocimiento, o a una mala experiencia anterior, en cualquier caso, lo primero es intentar identificar la razón de ese miedo. Es importante pedir toda la información posible, no hay nada que tranquilice más que saber a qué se enfrenta la persona y, además, conviene acudir a un especialista de confianza o del que tengamos buenas referencias.

Eso antes de someterse al tratamiento. Ya en la consulta del dentista, lo mejor es acudir acompañado si eso nos ayuda a relajarnos, sobre todo en el periodo de espera. Y no hay que tener vergüenza, si se tiene miedo lo mejor es decírselo al profesional, están acostumbrados a este tipo de situaciones y pueden ayudar a superarlas. Tampoco hay que tener miedo a indicarle si en un momento nos sentimos molestos o notamos algún dolor, el dentista es consciente de la importancia de que el paciente se sienta cómodo y actuará en consecuencia.

Y algo muy importante: es necesario tener muy presente que las técnicas han avanzado mucho, que siempre se buscan los tratamientos menos invasivos, que también hay tratamientos más eficaces para evitar el dolor y, sobre todo, que los dentistas son profesionales muy cualificados que piensan ante todo en tu salud y bienestar.

Pero no solo hay que intentar superar el miedo al dentista, es muy importante no transmitírselo a nuestros hijos, para no crear un círculo vicioso muy difícil de romper.