«

May 21

El uso del flúor en los infantes

El flúor ejerce el trabajo de prevenir las bacterias en los dientes así como el deterioro de los mismos, es un compuesto que nutre y que mejora la calidad del esmalte, logrando con ello que los dientes de los niños se mantengan a salvo de la aparición de caries a temprana edad. Además de poseer un efecto de protección en los dientes tanto de niños como de adultos.

Primer paso en el cuidado de los dientes

La higiene dental es muy importante en los primeros años de dentición, de igual forma el flúor se encuentra en muchos de los alimentos recomendados en los primeros años de los niños, como el consumo de espinacas, en los alimentos con los cuales se preparan los alimentos de los niños en su temprana edad, como el trigo y el arroz, prestando un bienestar para los dientes y los huesos. En algunas ocasiones podréis encontrar este elemento añadido a las agua s potables.

Pero son los dentífricos los que contienen la mayor cantidad de este mineral que tanto beneficia en el cuidado de los dientes. Por esta razón desde el preciso momento en que el niño comienza a consumir comida, debe hacérsele el hábito del uso de un cepillo dental y crema con flúor, con el fin de cuidar esos primeros dientes que a pesar que serán restituidos a cierta edad, es el cuidado lo que se debe inculcar.

Recomendaciones en el uso del flúor de forma correcta

En muchas ciudades en el mundo el agua contiene minerales como el flúor, variedad de aguas comerciales que lo contienen, y sal que contienen este compuesto como un valor añadido, con el fin de  ser utilizada en la preparación de los alimentos.

El uso de las cremas dentales que contengan flúor son esenciales, y a partir de los cinco años el uso del enjuague bucal es primordial, antes de esta edad se corre el riesgo de que pueda ser consumido. Pero el cepillado de los dientes sobre todo antes de dormir es fundamental.

¿Cómo debéis proteger los dientes?

La elección de una crema dental con flúor es necesaria, no solo para la madre desde el momento de la gestación, aun cuando el niño este siendo amamantado, y en el momento en que este comience a consumir alimentos sólidos debe ser cepillado con cremas dentales especiales para su edad.

El hábito del cepillado debe formarse desde muy temprana edad, y cuando el niño entre en la edad escolar debe ser fomentado el uso del enjuague bucal.

La visita al odontólogo debe ser periódica por lo menos unas dos veces al año, con el fin de mantener sus dientes sanos. Este será el que recomendara si hace falta dar a los niños algún tipo de suplementos con flúor en caso de necesitarlos.

El cepillado diario y como mínimo dos veces al día es fundamental, pero no solo eso, la calidad del cepillado debe ir de la mano. Siempre se debe recordar que  a los niños les encanta consumir alimentos altos en azúcar lo que propicia la acumulación de muchas más bacterias y por lo tanto la proliferación de caries. Y es allí donde la visita al doctor es necesaria.

Pero estos son problemas que muy fácilmente se pueden prevenir con un buen cuidado, una buena higiene bucal, y utilizando los implementos correctos y en las medidas indicadas, por ejemplo antes de los seis años los niños solo deben usar crema dental específica para esa edad, que son aquellas que contienen menos cantidades de flúor y a partir de esa edad en adelante ya las cremas que son utilizadas por vosotros en vuestros hogares.