«

Abr 01

Consejos que todos deben seguir para conservar sus dientes blancos y perfectos

Las recomendaciones que, en lo consecutivo, te presentaremos creerás que sólo son dirigidas para personas que tienen problemas con sus dientes o tienen dientes amarillos y quieren blanquearlos, pero en realidad son consejos orientados al mantenimiento y mejora de todo tipo de dentadura, sana o no sana, por lo que deben ser aplicados a diario y sin interrupciones. Si los sigues al pie de la letra, las mejoras y los beneficios los notarás a largo plazo, ya que no son tratamientos dentales intensivos y severos, sino más bien ligeros y continuos que más allá de verse como remedios dentales o bucales, deben considerarse como hábitos y costumbres, pues de esa forma crearás una cultura de higiene dental en todo tu linaje familiar.

Eso sí, no olvides siempre consultar tu odontólogo o dentista antes de hacer cualquier cosa que consideres “extraña” con tus dientes, pues no olvides que no todos tenemos el mismo umbral de salud y algunos se pueden enfermar de manera más fácil que otros. Por ejemplo, mi amigo cerrajero, perteneciente a la ilustre empresa Cerrajeros, tuvo más de 3 operaciones bucales por cepillarse con cepillos de dientes no adecuados a su delicada dentadura, por lo que tuvo que asistir a un especialista para que le recomendara uno especial para él. Bueno, aclarado todos los puntos, pasemos a lo importante de este texto, a continuación, los consejos más indispensables que debes seguir para conservar tu salud dental:

  • Antes de cepillarte y luego de comer, toma mucha agua: esta recomendación no muchos la dan, pero es realmente importante para deshacer, enjuagar y limpiar toda tu boca y dientes antes de pasar al proceso de cepillado. De esa forma, evitarás restregar los residuos de comida con tus dientes con el cepillo y, además, ahorrarás crema dental de esa manera.
  • Cepíllate siempre después de comer, aunque sea mínimo: incluso si apenas sólo te comiste un pequeño caramelo, cepíllate. Créeme, me lo agradecerás. Esto es debido a que es inevitable que los residuos de comida queden en nuestra boca, causándonos caries e inclusive aftas, por lo que siempre cepíllate después de ingerir o si quiera masticar algún alimento.
  • Usa hilo dental: lo admito, está bien, este es uno de los consejos más trillados respecto al tema, pero eso no significa que debemos omitirlo, ya que es de los más importantes de todos. Así como recomendamos el cepillado luego de comer, también pasa hilo dental por entre tus dientes para eliminar cualquier suciedad adherida y que provoque caries.
  • Lava el cepillo de dientes con agua caliente una vez por semana: hierve, al menos una vez por semana, un poco de agua y escalda con ella tu cepillo dental. De esa forma calcinarás cualquier tipo de bacteria que pueda haber llegado, de una forma u otra, a tu cepillo de dientes.
  • Desecha tu cepillo de dientes cada 6 meses: cada 6 meses bota tu cepillo de dientes y compra uno nuevo. Esto porque los filamentos de tu cepillo se desgastan y ensucian irremediablemente luego de tanto uso, así que debes renovarlo comprando uno nuevo.